Tipos de scalpings, deportes y estrategias aptas

La técnica del scalping, con sus modalidades pre-evento y live, nos permite aprovecharnos de una ligera variación de las cuotas de un evento para obtener una ganancia inmediata.

Esta inmediatez del beneficio no llama la atención a apostantes convencionales, ya que la cantidad que se suele sacar es reducida en relación a la inversión. Lo que estos apostantes no tienen en cuenta, es que ellos mismos han realizado sin saberlo una variante de este mismo método en algún punto de su etapa como apostantes. Apuestas a cuotas bajas de un favorito muy claro cuando va ganando, o apuestas a que no habrá gol en los últimos minutos de un partido cualquiera, son algunos de los ejemplos de intentos de incremento inmediato de bankroll, sin tener en cuenta las probabilidades reales de esas apuestas.

Las únicas diferencias reales entre una estrategia sostenible de scalping en trading y una apuesta desesperada de un jugador recreacional, residen en la planificación y en las medidas de seguridad para conservar el capital. Es un ejemplo más de que todos, en algún punto, hemos prácticado técnicas de trading, lo supiéramos o no. Esta afirmación puede resultar ofensiva para el trader experimentado ya que, desde fuera, es difícil ver toda la metodología que hay detrás de un scalping exitoso y, en ocasiones, la diferencia aparente entre una genialidad y una temeridad se encuentra únicamente en la figura del que la realiza.

Evidentemente, eso no es así.

Hay diferentes tipos de scalpings en relación a los diferentes deportes existentes. En conocerlos y entender por qué cada scalping es oportuno para cada deporte reside parte del éxito en la planificación de los mismos.

Trading live

Diferenciaremos entre dos grupos (por puntuación y por tiempo) que derivarán en otros dos (a favor o en contra del resultado actual):

Scalping por resultado o puntuación. En el tenis existe la particularidad de que no hay una duración pre-establecida para cada partido. Esta diferencia con otros deportes hace que se puedan practicar scalpings de formas muy específicas. Podemos utilizar tanto las técnicas que mostraremos a favor de tendencia (entendemos la tendencia en tenis como la consolidación de un saque), como la técnica en contra de tendencia (a favor del jugador no favorito). Al no influir en este scalping el factor tiempo, pueden darse remontadas a cuotas bajas de forma más frecuente, lo cual amplia el abanico de estrategias que se pueden practicar.

Scalping por tiempo. El tiempo restante para la finalización de un evento hace mover las cuotas, aunque nada altere el marcador. A este tipo de scalpings suelen venirle bastante bien las técnicas de over/under (apuesta a favor de una cuota que va bajando con el paso de los minutos). No son tan efectivas las apuestas a favorito que gana y que hace bajar su cuota por la proximidad del final, pero sí las de no favorito, ya que el mercado suele ser escéptico con los underdogs que dan la sorpresa, y mantienen sus cuotas relativamente altas hasta el final, siempre que la distancia en el marcador sea corta. Apto para todos los deportes de duración estipulada.

Scalping a favor de tendencia. La tendencia suele estar acompañada del factor "tiempo", y se confirma cuando "no sucede nada". Por ejemplo, apostar por el empate en un encuentro de fútbol. Cuando en ese encuentro el tiempo va pasando y no hay nada que altere el marcador, se confirma dicha tendencia, la cuota del empate baja y se puede realizar el cierre de la operación. De la misma forma, una apuesta a un under de goles puede ser culminada con un cierre similar.

Scalping en contra de la tendencia. Cuando apostamos contra lo que está pasando, necesitamos que "algo" cambie el resultado del partido. Una pelota de break en tenis, una expulsión o gol en fútbol, o un parcial en baloncesto. Hay que diferenciar, especialmente, entre los deportes que se componen puramente de un resultado (tenis) y los que mezclan resultado y tiempo (fútbol). Una apuesta en contra de la tendencia en tenis puede estar viva hasta que un tenista complete los juegos/sets requeridos, mientras que una apuesta en fútbol acabará cuando se cumpla el tiempo reglamentario, aunque nada altere el marcador. Ejemplos de scalping en contra de la tendencia son apuestas contra el favorito que gana o apuestas contra un under de goles.

Trading pre-partido

En el scalping pre-partido el juego siempre está parado, por lo tanto no tenemos modificaciones de ningún tipo en el apartado deportivo. Existen, sin embargo, algunas variables que pueden hacer alterar la cuota de un equipo o jugador, como por ejemplo una lesión, una declaración de un entrenador o rumores de prensa especializada (sobre todo americana sobre sus cuatro deportes principales).

Las técnicas de scalping pre-partido son todas muy similares, diferenciando entre si creemos que una cuota subirá o si, por el contrario, pensamos que puede bajar, atendiendo a distintos parámetros como el dinero esperando a ser igualado, la liquidez del evento y la psicología de masas en relación al principal favorito (especialmente útil cuando hay más de un favorito, como en las carreras de caballos). La variante en el scalping pre-evento está en marcar la máxima ganancia que queremos obtener y la máxima pérdida, y cerrar de forma autómata en el momento en que la cuota llegue a ese punto (o programar el cierre de antemano).

El scalping, en esencia, nos sirve para ir acumulando beneficio de forma regular y sostenida, intentando evitar, en ocasiones, el ajetreo que se produce en los encuentros. Técnica especialmente enfocada a los traders pacientes y metódicos que busquen el beneficio a largo plazo sin renunciar a pequeñas inyecciones diarias de capital.