Re-entradas en las operaciones y el valor esperado de las mismas

Registrate y apuesta con Betfair Exchange

Hay una especie de idealismo en el trading deportivo, donde el que recién comienza piensa que operar requiere una disponibilidad total durante el partido, realizando varias operaciones de entrada y salida aumentando más y más el beneficio esperado. La realidad es que el trading deportivo puede componerse, perfectamente, de una entrada y de una salida simple en la primera mitad de un partido de fútbol, o en el primer set de un partido de tenis, y el trading se abandona aunque aún quede mucho para que termine el encuentro.

Tener la posibilidad de beneficio infinita, que es algo que en las apuestas convencionales no se tiene, ya que sólo puedes ganar lo que la cuota de entrada marca, hace que los traders se vean en ocasiones embelesados por esta posibilidad de ganar mucho dinero en poco tiempo. Lo que ellos mal denominan "crear beneficio", en realidad es "quemar dinero". Juguetear con los beneficios apostando por que el partido se dé la vuelta, deja en muchas ocasiones la operación sin ganancias, y esto redunda en que no se obtiene beneficio en las operaciones ganadoras, pero se sigue perdiendo en las operaciones perdedoras.

¿Cómo saber cuándo no hay que tocar más un trading? Mi teoría es que sólo hay que entrar en las operaciones cuando tengamos valor esperado positivo. El problema es que nadie nos asegura que haya valor en una operación, además de que al no haberlo de un lado, es posible que lo haya del otro, por lo que entraríamos en el tema de apostar a lo que no creemos que va a pasar, simplemente porque "hay valor". Por ello, en muchas ocasiones lo mejor es, simplemente, quedarnos quietos. Si creemos haber encontrado el valor de entrada y el de salida, no hay motivos para toquetear más la operación sin estar seguros de que ese movimiento dará réditos a la larga.

Esto es algo difícil de transmitir, ya que se supone que en el trading deportivo a diferencia de en las apuestas convencionales, debemos de tomar una posición activa en las operaciones, por lo que "no hacer nada", además de aburrido, no parece una opción. El trading atrae a muchos tipos de apostantes, pero en él sólo permanecen los pacientes, los perseverantes y los analíticos. El mercado se encarga de expulsar a todos los demás, especialmente a los impacientes y a los impulsivos. El trading deportivo es la variante de inversión que más se aleja del "gambling", pese a que ofrezca diversas herramientas para ello (visualización de ganancias y posibilidad de lanzar apuestas a futuros).

La teoría puede ser sencilla de comprender, pero todo cambia cuando entra en juego la derrota, las pérdidas. Una operación ganadora siempre es más respetada que una operación perdedora, ya sea por asegurar ganancias o porque "queda bonita", pero pocos son los que no quieren intentar algo más para poder mejorar su redbook. Al final, perder es una posibilidad real que se da y se seguirá dando por diversos motivos: porque el juego es difícil, porque los demás también juegan y porque siempre, en un evento, habrá una probabilidad dada de que no acertemos en nuestra operación. El tema es aceptar la derrota como parte de nuestro trabajo.

Hay estrategias ganadoras basadas en perder más veces que ganar. Todo depende del "hit rate" o porcentaje de acierto en cada operación que tengamos, pero en mayor medida dependemos de cuánto ganamos al ganar y cuánto perdemos al perder. Por ese motivo es tan importante no modificar en exceso nuestro trading inicial, porque podemos estar comiéndonos beneficio de una operación que ya estaba bien hecha.

Bono bienvenida Betfair

Sin embargo, nosotros siempre queremos ganar, y cuesta bastante aceptar la derrota, especialmente si se produce después de haber pasado mucho tiempo analizando las operaciones. Es por ese motivo que alguna gente prefiere "ganar un poco cada día", antes que ver como su cuenta va decreciendo, por más que la esperanza de sus operaciones que han resultado perdedoras sea positiva, en realidad. En los artículos con componentes psicológicos ya se ha comentado con anterioridad: el trading deportivo se basa en que ocurra lo que nosotros queremos, independientemente del punto del partido en el que nos encontremos.

Por ello, si necesitamos que un tenista recupere un break, y lo hace en el primer set, ¿qué necesidad hay de operar en el resto del encuentro si no encontramos buenas opciones?

La decisión de volver a entrar en una operación, sea ganadora o perdedora, debería de ser una decisión independiente de si vamos ganando o no en un día concreto. Sin embargo, sabemos que es muy difícil no dejarnos llevar por los estados de ánimo. Algo que tenemos que pensar y que seguro nos va a servir en nuestras operaciones, es que la mayoría de esa gente que está operando en el mercado, la gente a la que le estamos comprando y vendiendo continuamente, se está dejando llevar por las emociones y los sentimientos.

Eso es algo que debemos utilizar a nuestro favor cuando, por ejemplo, el mercado dé un cambio brusco de tendencia y todos los traders se pongan a vender despavoridos. Es ahí cuando nos tenemos que preguntar, ¿tiene valor la venta? ¿Seguimos a la muchedumbre o respetamos nuestro plan inicial? En la respuesta a esas preguntas estará, de bien seguro, parte de nuestro beneficio a largo plazo en el trading deportivo.