Primeros pasos en el trading deportivo

Como todos sabemos, para intentar triunfar el mundo de las apuestas online necesitamos plantearnos una serie de comportamientos planificados que limiten nuestra tendencia a entrarle a todo, ayudado por una serie de herramientas que haga que nuestro número de apuestas se limite por unos u otros condicionantes preestablecidos.

Para ello plantearnos una buena estrategia de apuestas se hace fundamental y por supuesto seguirla a rajatabla será lo que nos haga ganadores. Ya seamos apostadores más conservadores, donde la ganancia sea constante aunque menor y la paciencia nuestra mayor virtud, o apostadores algo más atrevidos, en busca de una mayor ganancia por medio del aumento del riesgo, siempre hemos de seguir unos patrones definidos con anterioridad los cuales harán que no nos descarriemos de nuestro camino.

Factores como la organización y la creación de hábitos ganadores harán que vayamos consolidando nuestra forma de enfrentarnos a las apuestas deportivas y a su día a día. Comenzar con un estudio previo de la jornada hará que evitemos desviarnos de nuestro plan, que dejemos de lado acciones imprevistas que seguro nos conducirán a perder. Los actos impulsivos son unos de los grandes enemigos a los que enfrentarnos y resultan una gran amenaza para nuestro bankroll.

A la hora de seleccionar eventos deportivos en los que apostar, si aplicamos ciertos filtros, iremos reduciendo las posibilidades y lograremos una lista reducida de partidos interesantes. De ese modo conseguiremos por cada jornada unos encuentros válidos y otros descartables.

Algunos apostadores buscan los Overs, otros los Unders, unos se decantan por el equipo que juega en casa, otros por las cuotas entre un mínimo y un máximo, hay a quien le gusta guiarse por el historial reciente de enfrentamientos… Definidos nuestras preferencias, buscaremos los eventos que mejor se adapten y a los que consideremos entrar.

Después de esto, entra en juego nuestro control del Bank con la correspondiente aplicación de stake a cada apuesta planteada. Ya entraremos con más detenimiento en próximos artículos a lo que sería controlar eficientemente nuestro Bankroll.

Ninguna estrategia de apuestas es mejor que otra. Todo resulta válido en función de lo que andemos buscando y de los resultados que nos hayamos propuesto. Para ello, tomaremos una muestra de pronósticos lo suficientemente grande, digamos que a partir de 100, para poder determinar si nuestra estrategia es buena o mala, modificándola si no conseguimos nuestros objetivos.

En el trading, pasa exactamente lo mismo. Debemos tener muy claro en cada momento donde estamos y que queremos. Hay que plantearse, antes de entrar, todos los posibles escenarios que se puedan dar en el evento seleccionado y así decantarnos por el mercado que se ajuste a nuestras preferencias y a lo que previamente hemos planeado.

Iniciamos el trading pre-partido en Betfair Exchange con la lectura del mismo y la elección de la cuota. Hasta ahí no resulta distinto de hacer una apuesta simple en una casa de apuestas convencional. Pero además hemos de tener claro el momento en el que vamos a marcar nuestra salida del mercado, ya sea con pérdidas o con ganancias, los llamados STOPS que son una pieza fundamental en esta forma de enfrentarnos a las apuestas deportivas.

Otra forma de practicar trading sería hacerlo en el "live" del encuentro, algo que requiere una inversión mucho mayor de nuestro más valioso activo que es el tiempo. ¿Cuánto estamos dispuestos a invertir y a qué precio? Es algo que solamente podemos decidir nosotros, pues el espacio temporal que dediquemos a tradear en Betfair Exchange, al igual que en las apuestas convencionales, deberá ser proporcional al grado de profesionalidad que estemos dispuestos a conseguir. Así a mayor tiempo invertido, mayor debería de ser nuestro grado de preparación y con ello, la exigencia en los resultados obtenidos.

El tiempo es oro y como ese metal precioso, nuestro tiempo se debe cuantificar. Con ello, veremos que no podemos desperdiciar ni un segundo más de la cuenta en algo que no nos haga ganar dinero, pues para eso estamos aquí. El jugador principiante repara mucho menos en este elemento, pues busca satisfacer sobre todo ese factor emocional, ese chute de adrenalina que consigue con el riesgo, del que hemos de huir en las apuestas deportivas.

Tras realizar nuestro trading deportivo, llega el momento de analizar los resultados, comprobando donde hemos acertado y donde hemos fallado. De este modo sabremos cómo apostamos, averiguando posibles errores que deberemos subsanar e incidir con lo que hacemos bien. Es algo que normalmente cuesta trabajo pero es necesario convertir este análisis en una rutina porque resulta beneficioso para destapar malos hábitos o errores reparables. También, tomar notas durante la práctica resulta eficaz a posteriori para aprender a tradear.

Con todo ello, iremos consolidando nuestra forma de hacer trading, mejorando nuestro plan, habituándonos al mercado, aprendiendo de nuestros fallos y profesionalizando nuestra forma de afrontar el trading deportivo. Entonces, empezaremos a ser ganadores.