Trading apuestas: Gestion de nuestro Bank

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, resulta pieza esencial en el mundo de las apuestas la gestión eficiente de nuestro dinero, si, ese que tenemos destinado únicamente para realizar apuestas en tu cuenta o en diversas cuentas y que realmente no necesitas para vivir.

A ese montante lo denominamos BANK o BANKROLL y representaría la cantidad total que disponemos, en términos financieros podríamos equipararlo a nuestro fondo de inversión, símil más o menos acertado.

Si incidíamos en anteriores artículos en la importancia de asumir unos hábitos que nos ayudasen a controlar la correcta elección de nuestras apuestas, desechando eventos por no se ajustasen a los parámetros que previamente hubiésemos establecido como idóneos a nuestra estrategia consiguiendo buenas apuestas, unos factores organizativos que suponen la base en la búsqueda del triunfo en las apuestas deportivas, no menos importantes resulta la adecuada gestión de nuestro dinero, de nuestro Bankroll, con el simple objetivo desde el principio de mantenerlo y que no disminuya, pues lo de hacerlo crecer es otro cantar pero es lo que todos buscamos, generar beneficios.

En el trading deportivo así como en cualquier negocio o inversión (y es algo que a estas alturas hemos de tener claro que las apuestas debemos tratarlas como un negocio o inversión para ganar dinero), la gestión financiera de nuestro capital cobra un relevante papel, a pesar de que normalmente no se le preste la debida atención y nos centremos más en la parte de análisis deportivo y la búsqueda del value para conseguir una buena apuesta.

Para ello hemos de asimilar conceptos relativos a esta parte de las apuestas que nos ayudarán a entender y valorar el papel que desempeña una adecuada gestión de nuestra economía.

Comenzaremos por el BANK o BANKROLL que ya hemos definido al comienzo del artículo y no es más que el montante total que disponemos para realizar nuestras apuestas. La administración de esos fondos es lo que denominaríamos Money Management, es la gestión de nuestro Bankroll.

El comenzar en el mundo de las apuestas deportivas suele suceder que más que ganar dinero lo que hagamos sea ganar experiencia, aprender requiere su tiempo y realizar muchas apuestas, lo que irremediablemente nos llevará a tener pérdidas, pero iremos aprendiendo sobre todo de nuestros errores.

Es normal y nos ha sucedido a todos. Durante el aprendizaje de tantos conceptos, asimilando temas relativos a las apuestas, que no son pocos, y con la continua práctica hará que vayamos asimilando toda esta materia y conocimiento.

En los comienzos ese aprendizaje hemos de considerarlo como una inversión para aprender a apostar, y como tal, debemos asumir que en ese proceso nos debe costar algo. Invertir para aprender hará que esas, casi seguras, pérdidas las veamos de otra manera.

El siguiente concepto básico se refiere a la cantidad que vamos a destinar a cada apuesta, y a esa cifra se le denomina STAKE. Ya sea un importe fijo o un porcentaje de nuestro Bank, es una cifra que debemos tener en cuenta con el objetivo del largo plazo, ya que nos otorga control en lo que apostamos cada vez que decidimos entrar a un mercado. Ese control podemos equipararlo a una protección, lo que nos permite aguantar las malas rachas y continuar en el mercado, que es de lo que se trata, con la confianza de que lleguen las buenas rachas en las que dispondremos de liquidez.

La cantidad total de nuestro Bank será la base que determine el Stake a aplicar, así utilizaremos un porcentaje de esa cifra. Hay quien otorga un 5% del bank total y quien le aplica un 10%, lo que debemos tener claro es que hemos de partir de una cifra que consideremos adecuada a nuestro concepto de apostante.

Así, aplicando por ejemplo el 5% de Stake a una determinada apuesta estaríamos otorgando plena confianza a ese pronóstico, visto de otra forma sería el máximo riesgo que estaríamos dispuestos de asumir en esa apuesta.

En función del convencimiento que tengamos de que se produzca el resultado variaremos el porcentaje y así la cantidad que destinamos a una apuesta. Del 1% la menor confianza al 5% la mayor. Hay quien prefiere el baremo del 1% al 10%, en esto como en los colores el asunto va en gustos.

El tercer concepto básico hace referencia a la rentabilidad, denominándolo como YIELD. Es la forma de saber el beneficio que obtenemos de nuestro dinero con las apuestas, expresado en porcentaje. La forma de calcular este indicativo es la siguiente:

En un símil financiero lo podríamos comparar con el tipo de interés que nos ofrece una entidad bancaria o la rentabilidad que nos darían unas acciones. Lo ideal es conseguir tener esta cifra en positivo, aunque no es determinante tener una rentabilidad muy elevada para ver crecer nuestro bank de forma constante.

Por último hablaremos de la ROTACIÓN, algo mucho menos usado pero que nos sirve para buscar la rentabilidad neta de nuestras apuestas y mayores beneficios. Es la cantidad de veces que apostamos nuestro bank completo en un periodo temporal determinado, ya sea una semana, un mes, etc… Multiplicando el yield por la rotación obtendremos la rentabilidad neta, siendo este el porcentaje real que hemos logrado partiendo de nuestro Bankroll inicial, es lo que hemos ganado.

Ilustremos con un ejemplo: Dos apostantes que comienza con 500 ud. fijando un stake del 1% en el periodo de 2 semanas, por lo que harán apuestas de 5 ud.

El primero es más cauteloso y realiza solamente 20 apuestas y obtiene un yield del 15%, por lo que consigue unos beneficios netos de 25 ud. (20 apuestas x 5 ud. x 25% = 25ud) siendo un 5% de su bank inicial.

El segundo realiza un mayor número de apuestas menos selectivas pero con los siguientes resultados: realiza 300 apuestas, apostando un total de 1500 ud. y consiguiendo un yield del 1,5%, pero veamos sus beneficios 300 apuestas x 5 ud. x 5% = 75ud, siendo un 15% de su bank inicial.

Una rotación del 0,2 en el primer caso y de 3 veces el segundo. Aumentar la rotación del bank hará que obtengamos mayores beneficios pero se reducirá la rentabilidad. ¿Y que nos interesa más? Pues que cada uno decida!