Comparativa entre trading deportivo y trading bursátil

Hay elementos del trading financiero que favorecen a la formación del trader deportivo. Por ejemplo, tener conocimientos de charting (análisis de gráficas) estructura de los mercados o relación directa entre oferta/demanda, son conceptos que ayudarán en los inicios al trader. Sin embargo, hay otros aspectos de la especulación bursátil que producen el efecto contrario: confunden.

Desde mi punto de vista, en el trading de mercados financieros, el valor al cual un precio se posiciona, si bien no tiene por qué ser el valor real de ese producto, es transparente para con las intenciones de los operantes: si el precio sube, se revaloriza. Si el precio baja, pierde su valor. Si un precio sube, los que compraron pueden vender. Si un precio baja, los que vendieron pueden, si quieren, comprar de nuevo. ¿Qué sucede en el trading deportivo? Si un precio sube, los que compraron están perdiendo dinero en ese momento. Si un precio baja, pierden dinero los que vendieron.

El por qué es muy sencillo, pero en un inicio puede llegar a despistar a los que se inician: el precio de un valor en trading deportivo va en relación a las probabilidades de que algo suceda; cuanto más alto sea dicho precio, menos probabilidades hay de que ese suceso se acabe dando. Cuanto más bajo sea, más probabilidades hay de que ese suceso ocurra, finalmente.

¿Por qué? Si bien es cierto que en el trading financiero se trabaja con probabilidades (probabilidades estimadas de que un precio suba o baje) los precios de los productos son los que son, porque normalmente los mercados nunca se acaban. Si compramos o vendemos dólares, siempre que la moneda siga teniendo valor, el mercado del intercambio de divisas nunca cerrará, por lo que el dólar siempre tendrá un precio respecto al euro, por ejemplo.

Apuestas Betfair

La principal diferencia respecto a los encuentros deportivos, es que éstos tienen una fecha de caducidad. No es posible realizar una comparativa entre las opciones que tiene el Barcelona a conseguir el título de liga y las opciones que tiene el dólar de alcanzar un determinado precio. Se puede intentar comprar a qué precio cerrará el dólar una determinada sesión, pero al día siguiente los mercados volverán a abrir y las operaciones que se cerraron al día anterior, podrán ser retomadas. En trading deportivo no. Cuando un partido finaliza, todo el dinero que hubiera ese mercado es desviado hacia ganadores, perdedores y hacia la casa de intercambio para acabar cerrándose el mercado. En el trading deportivo trabajamos con probabilidades directas, intrínsecas a cada cuota.

Como ya pudisteis ver en artículos anteriores, cada cuota en un evento de trading deportivo tiene su conversión directa a probabilidades. Utilizando, por ejemplo, la fórmula [100/cuota], obtenemos el porcentaje de opciones teórico que un evento tiene de darse actualmente. Esto es importante, porque nos ayuda a comprender por qué en trading deportivo los precios suben o bajan de forma opuesta al trading financiero.

Por las probabilidades directas. Si nosotros tenemos una cuota @2 (100/2= 50% de opciones de que esa cuota se acabe dando), dicho precio ya nos está diciendo cómo de factible es, en un principio, que la apuesta salga. Entonces, si la cuota baja a @1.95, lo que está sucediendo es que ahora hay más probabilidades que antes de que esta cuota (equipo, jugador o selección) resulte ganadora. Si volvemos a hacer el cálculo anterior: [100/1.95= 51,28%].

La cuota nos está diciendo que ahora les 1,28% más probable de que se acabe dando que cuando estaba a @2. Esta es la respuesta a por qué en el trading deportivo, cuando un precio baja los que compraron están haciendo una buena operación, y no al revés, como sucede en el trading financiero. Todo va relacionado con la caducidad de los mercados y con las probabilidades intrínsecas de cada cuota.

Trading Betfair apuestas

Finalmente, acabaremos haciendo un repaso al posicionamiento del dinero (estructura de los mercados), que en este caso es algo que sí comparten ambos tipos de trading. Siempre hemos comentado que un mercado es una lucha, una disputa entre los que quieren comprar y los que quieren vender. A su vez, para que dicho mercado pueda tener lugar, se necesitan ofertantes (vendedores) y demandantes (compradores). Una vez un la oferta y la demanda llegan a un acuerdo, se produce el intercambio y los mercados cobran sentido.

Los precios ofertados y demandados por ambas partes se conocen en trading deportivo como precios no igualados o cuotas esperando a ser igualadas, y salvo que la cantidad económica sea menor a 2€ (mínimo estándar de Betfair), dichos precios se verán reflejados en el mercado. Este mercado es interactivo, por lo que en el momento en que un comprador y un vendedor llegan a un acuerdo, esta cuota y la cantidad económica que había con ella, desaparece: pasa de precio no igualado a precio igualado, y la transacción queda reflejada en mlas gráficas que la plataforma nos proporciona.

Cuando un comprador (bid en mercados financieros, back en trading deportivo) desea ofrecer una cuota, ésta pasará automáticamente a la columna de los vendedores esperando a ser igualada (columna de ask en mercados financieros, lay en trading deportivo).

Al revés sucede lo mismo: si un vendedor ofrece una cuota, pasará a la columna de los compradores para ser igualada. Si la cantidad que desea igualar tanto un comprador como un vendedor es superior o a la ofertada o demandada (por ejemplo, si se ofertan 20€ a cuota @2, pero el demandante quiere jugar 40€) los 20€ restantes no igualados del demandante pasarán a la columna correspondiente como dinero esperando a ser igualado.

Aunque normalmente suele ocurrir al revés, los mercados financieros pueden ser una buena fuente de inspiración para los futuros traders deportivos, ya que en ellos se dan varios paralelismos que también se suelen dar en el trading de eventos deportivos. Si tenemos claros los conceptos y lo que significan las subidas y bajadas de precios, estaremos listos para comprender ambos tipos de trading, y extraer lecturas formativas de los mismos.