Cómo calcular la cuota objetiva en Betfair Exchange

El intercambio en las apuestas es el gran desconocido para la mayoría de apostadores en nuestro país por tratarse de un método de hacer apuestas totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados pues no son apuestas deportivas convencionales. Al menos, eso es lo que parece y es por eso que esta forma de hacer apuestas no termina de despegar.

La terminología, la plataforma de Betfair Exchange, el entorno, requieren de un previo conocimiento que muchos usuarios no están dispuestos a asumir por una supuesta dificultad añadida que nada tiene que ver con la realidad.

No negaremos que el trading no es la mejor forma de iniciarse en las apuestas deportivas, pues requiere un aprendizaje real para no ser devorado por el mercado, pero una vez que el apostador ha conseguido crear su criterio con ciertos conocimientos y experiencia en apuestas deportivas si resulta provechoso el mundo de las apuestas cruzadas.

Los traders, así es como denominaríamos a los apostantes que utilizan el trading, representan el lado más "profesional" de las apuestas. Se mueven en un territorio destinado para los que deciden buscar más rentabilidad en sus transacciones, también para los apostantes repudiados por las bookies tradicionales por su buen hacer, ya que son considerados ganadores y como consecuencia limitados por estas casas o a punto de serlo.

Como hemos comentado en muchas ocasiones, en España han de ir a morir a Exchange de Betfair, pues es actualmente el único proveedor que nos facilita este sistema de apuestas en nuestro país, el único con licencia para operar.

En busca de maximizar sus beneficios, los traders comparan las cuotas publicadas para un mercado, ofreciendo o proponiendo las que se ajusten más al value que consideren justo. Por lo que normalmente encontraremos unas cuotas más elevadas en las casas de intercambio.

Realmente lo que está ofreciendo la casa de intercambio a sus usuarios es proponer sus propias cuotas, lo que equivale a comportarse como una casa de apuestas, pensar y actuar como tal, especulando con las cuotas.

La búsqueda de la mejor cuota es uno de los objetivos que todo apostador intenta conseguir, pero el aspecto subjetivo de la valoración hace que lo que para unos sea justa para otros resulte insuficiente. Los diferentes puntos de vista, análisis y asignación de probabilidades hace que exista el desacuerdo y con ello la validez de las diferentes cuotas.

Pero ¿cómo podemos hacer una valoración lo más ajustada posible de un evento para conseguir la mejor cuota? Veamos como acercarnos al máximo beneficio o como poco saber si la cuota que nos ofrecen es más o menos justa. Para empezar, tendremos que diferenciar entre la objetividad y la subjetividad de las cuotas.

Cuando buscamos en un evento un mercado concreto al que estamos interesados, la cuota que nos ofrece la oportuna casa será una cuota subjetiva, está marcada por el bookmaker e influenciada por la comisión que lleva incluida.

Por ello, al compararla con la que nos ofrecen en el Exchange de Betfair podemos observar una notable diferencia que hará decantarnos fácilmente por esta última. Por ejemplo, donde en una casa convencional nos ofrecen una cuota @2,20, en otra una @2,22, al llegar al Betfair la encontramos a @2,40. Es evidente cual sería la mejor opción.

Por otra parte tenemos a las cuotas objetivas que necesitan algo más de trabajo descubrir su verdadero valor, pues es el resultado de restar a la cuota subjetiva la comisión que lleva aparejada. Convienen recordar la comisión del 6.5% que tendríamos que pagar si nuestra apuesta resulta ganadora en Betfair Exchange. Para ello nos hace falta realizar una operación con la siguiente formula:

Cuota objetiva = [(cuota subjetiva-1) x 0,935] + 1

Donde el factor 0,935 sería la inversa de la comisión genérica aplicada por Betfair Exchange a las apuestas ganadoras, el 6,5%, es decir (100-comisión/100) Calculemos con la cuota expuesta anteriormente (@2.40):X = [(2,40-1) x 0,935] + 1 = 2,309

El resultado habla por sí solo. Ahora nos toca a nosotros entrarle como si de una apuesta simple se tratara o poder utilizarla para tradear.
Con ello hemos conseguido filtrar cuotas para lograr la que más beneficios nos puede aportar, en la búsqueda continua del valor en las cuotas sabremos si tiene o no value pudiendo adaptarla a nuestro punto de vista si pensamos que aún podemos engordarla más.