Apostar a favor o en contra en Betfair

El trading deportivo nos brinda la opción de elegir para un mismo mercado una apuesta a favor y una apuesta en contra. Es decir, podemos decidir si un resultado ocurrirá o no ocurrirá. El Exchange de Betfair nos otorga esa posibilidad con los botones BACK y LAY. Esa opción es una de las grandes diferencias entre las apuestas deportivas convencionales y las de intercambio, poder decidir si algo no ocurrirá y apostar por ello.

Como conceptos básicos podríamos decir que BACK es ir a favor de algo, mientras que LAY sería ir en contra de algo. Sencillo, verdad.

En la captura de pantalla podemos observar que ir a favor de alguno de los posibles resultados ofrecidos en la plataforma que Betfair Exchange nos brinda se encuentra resaltado en azul, siendo en ese momento la mayor de las cuotas a la que podemos apostar. Por ejemplo en este caso, para ir a favor del equipo IFK Goteborg tenemos como cuota máxima @1,78.

Apostar a favor o en contra en Betfair

A su vez ir en contra se nos presenta en color rosa, siendo esa la máxima cuota a la que podemos apostar en contra de algún resultado. En el caso del IFK Goteborg, tendríamos una cuota máxima de @1,83.

La opción BACK equivale a una apuesta deportiva convencional que podremos realizar en cualquier casa de apuestas tradicional y también en las de intercambio. En las bookies tradicionales las cuotas permanecen invariables. A la hora de realizar nuestra apuesta, hemos de aceptar o no la cuota propuesta por la casa, siendo la misma para todos los apostantes. Estamos jugando contra la casa de apuestas, a la cuota que ella determina.

En las casas de intercambio como Betfair Exchange, al no intervenir la casa, son los mismos usuarios los que determinan el valor de la cuota y contra los que realizamos las apuestas, por lo que los mismos apostantes son los que crean el mercado aceptando o no las cuotas que otros jugadores proponen.

Las unidades que apostamos en esta opción son las que ponemos en riesgo, es decir si apostásemos 10 unidades, arriesgamos 10 unidades y el premio a recibir es esa cantidad multiplicada por la cuota a la que hemos apostado.

Lo mismo sucede con el LAY pero con la idea de que algo no sucederá, y esto nos permite obtener una lectura diferente de esta opción. Pongamos un ejemplo a partir de la captura de pantalla superior: apostaremos al LAY o en contra de IFK Goteborg a @1.83, lo que estamos apostando es a que los locales no ganaran el encuentro por lo que necesitamos que o bien se produzca el empate o bien que los visitantes del Sirius logren la victoria.

De esta forma el apostador actúa como si de una casa de apuestas se tratase, aceptando apuestas. Esto va en contra de lo que habitualmente hacemos con las apuestas deportivas al hacer BACK. En el LAY hemos de cambiar nuestro punto de vista pues los riesgos cambian y las cantidades también.

Veamos, al apostar en contra estamos apostando a que ocurrirá lo contrario, por lo que el beneficio que pudiéramos obtener es la cantidad que ofreces. Es decir que si ofreces 10 unidades, tu premio será de 10 unidades si ganas la apuesta. En caso contrario, tendrás que pagar estas unidades, multiplicado por la cuota (menos las unidades iniciales).

En un símil bursátil que tanto se utiliza en el trading por su semejanza diríamos que cuando hacemos BACK estamos comprando algo, vamos a favor. Cuando hacemos LAY lo que estamos haciendo es vender algo, vamos en contra.

Pero de las dos formas estamos aceptando una oferta ya sea de compra o de venta, pero no deja de ser una oferta. Más adelante profundizaremos en estos términos, sobre todo en el que puede acarrear más confusión pero a la vez, haciendo un buen uso, reportarnos muchos beneficios, el LAY.