Trading de apuestas deportivas: anticipar la tendencia de mercado

Siempre he pensado que los precios que podemos ver en el mercado antes de los partidos son el resultado de una lucha de egos. Por un lado se encuentra la voluntad del vendedor, que quiere que los precios suban, y por el otro la del comprador, que quiere que los precios bajen.

De esa disputa entre compradores, vendedores e indecisos se forma la tendencia de mercado, que como suele ocurrir en otros aspectos de la vida, la tendencia acaba siendo lo que quiere la mayoría, aunque no sepan muy bien por qué lo quieren.

Lo que quiere la mayoría o lo que a la mayoría le hacen creer que quiere. En el momento de abrir una operación, no podemos controlar si el mercado va a subir o va a bajar, lo único que podemos controlar es cuándo entrar y cuándo salir. Si bien una vez en el encuentro los equipos y el tiempo restante marcan las cuotas de partido, cuando estos factores no entran en juego son los perfectos desconocidos quienes mueven el mercado. La masa. La multitud. Y uno no puede controlar las emociones de todas estas personas, pero sí que puede controlar sus propias emociones.

Betfair Exchange Apuestas

Y es precisamente ésa la clave de la supervivencia en el mercado: la individualidad. Creo que es una realidad el hecho de que cuando estamos rodeados de mucha gente actuamos diferente. No pensamos por nosotros mismos. Cuando alguien, dentro de un grupo, da una opinión, tendemos a buscar la aprobación del grupo en lugar de pensar de forma individual sobre si lo que ha dicho tiene o no sentido.

Lo mismo sucede cuando estamos en el mercado rodeado de miles de apostantes. ¿Qué hacemos cuando estamos dentro de una posición de compra y, de repente, comienza a subir como la espuma? Hemos comprado la victoria de un equipo para hacer algo de dinero con un scalping y el precio se dispara. La multitud empieza a vender, porque es hacia esa dirección hacia la que va la mayoría. ¿Y nosotros? Nosotros sumergidos en el pensamiento de la masa, vendemos también.

Es entonces, tras el clímax de ventas masivas cuando todo vuelve a la normalidad, una vez fuera de ese estado de pánico el mercado va reajustando la cuota y vuelve al mismo punto donde nosotros habíamos comprado.

Parece que el mercado se esté riendo de nosotros, pero lo único que ha sucedido es que muchos traders han seguido la tendencia de mercado, y una vez todos han vendido su posición por puro miedo, el mercado ha vuelto a la calma, y el reajuste natural hacia el precio de salida ha vuelto a desatar una oleada de compras, que proviene de toda esa gente que no sabe pensar por sí misma, sino que necesita un líder que le guíe en sus apuestas. Y el líder, es el precio, es el dinero. Todo el mundo sigue al precio, allá a donde vaya, tenga la tendencia que tenga, todo el mundo la sigue.

Por lo tanto, la pregunta es: ¿por qué seguimos la tendencia? De nuevo, por miedo. Miedo de no saber elegir bien, de pensar por nosotros mismos, incluso miedo de estar desprotegidos ante una multitud que va hacia otro lado. Buscando el viejo objetivo de obtener valor a largo plazo, nadie nos dice cuándo una apuesta tiene valor y cuándo no.

Apuestas betfair exchange

No hay un medidor que nos vaya dando una palmadita en la espalda cada vez que hacemos una buena operación. Es algo intangible, por lo tanto, nos crea inseguridad. Y la forma que algunos tienen de tener más seguridad es hacer lo que todos hacen, porque tantas personas no se pueden equivocar, piensan.

Con el paso de los años seguimos teniendo patrones primitivos, y tal como hemos comentado en anteriores entradas, la mente con la que entramos al mundo del trading no está preparada para sobrevivir en el mercado. Hemos de ser un único ente, totalmente alejado al de la multitud, teniendo nuestra propia idea del valor real de los precios, y sólo así encontraremos el valor y, a la larga, el beneficio.

La realidad para tener éxito en el trading de apuestas deportivas antes de los partidos (o en los descansos, como pudimos ver en nuestro anterior artículo) es prever el resultado final de la batalla entre los compradores y los vendedores. Sabemos que la multitud seguirá a la tendencia ganadora de este envite, por lo tanto nuestro objetivo es anticiparnos a dicha tendencia para posicionarnos en el mercado.

Una vez dentro de ella, no hay motivo para ir contra el mercado, hay que seguir hasta que los miembros de la multitud vuelvan a pensar por sí mismos uno a uno, entonces la tendencia se acabará y el mercado volverá en retroceso al punto anterior. Para entonces, nosotros ya habremos saltado del barco con un buen beneficio bajo el brazo.