Alternativas del trader con bankroll reducido

Uno de los principales problemas que tienen los nuevos traders a la hora de introducirse en Betfair intercambio, es el Bankroll. Suelen tener la idea de que con un capital reducido (pongamos menos de 50€) van a sacar tan poca rentabilidad por operación que no les compensa el tiempo invertido.

Primero de todo aclaremos una cosa: sacar poco dinero en comparación a su valor real fuera de las pantallas no es sacar poco rendimiento. El rendimiento se mide en pautas porcentuales, de tal forma que el 1% de 100 (1) es lo mismo que el 1% de 10.000 (100). Es indiferente que con '1€' fuera de pantalla no puedas hacer casi nada y que '100€' te sirvan para bastante más.

Aclarado ésto y salvada la falacia inicial, enfrentémonos ahora a una segunda: la apuesta mínima en las casas de intercambio. Es cierto que la apuesta mínima en las exchanges que sustituiría a la apuesta estándar en las casas tradicionales, el 'back a', tiene un precio mínimo de 2€.

De este modo, una persona con un bankroll menor a 50€ que esté intentando seguir cualquier gestión monetaria, si tiene que apostar como mínimo el 4% de su capital, se encuentra con dos problemas de inicio. Primero debe realizar apuestas planas, porque con el 4% ya está apostando más de lo debido a cualquier operación de trading, y segundo tiene una maniobrabilidad nula, ya que no puede re-apostar al mismo encuentro al estar ya en el mercado con, al menos, el 4% mencionado.

¿Es, en esta ocasión, un problema real? En absoluto. Tal como podéis ver en el siguiente enlace, en un artículo destinado a operaciones con banks reducidos tenemos algunas alternativas para seguir siendo competitivos en el mercado, sin necesidad de exponernos al riesgo de apostar más cantidad de la que nos podemos permitir. Entre las principales:

- Lays bajos. Como a estas alturas ya sabréis, cuanto más bajo es un Lay, menos cantidad hemos de pagar para ganar lo mismo con él. Tanto es así, que en lays muy bajos apenas arriesgamos dinero para ganar una gran cantidad. Prestad atención a los dos ejemplos que presento a continuación.

Apuestas Betfair Exchange

Apuestas Betfair

Como podéis comprobar, arriesgando la misma cantidad en los dos casos, obtenemos ganancias potenciales muy dispares. En realidad, las operaciones de lays bajos son a la vez backs altos. Layeando @1,01 estamos backeando @100, tal como haríamos en una casa tradicional.

- Uso de Bots. Los 'ayudantes de trading' nos permiten apostar cualquier cantidad, incluso por debajo de la apuesta mínima en backs. Los hay gratuitos, por lo que podemos operar en Betfair exchange con una inversión mínima, utilizando el depósito más bajo de la casa (6€) y seguir una gestión de bankroll rigurosa en nuestro periodo de aprendizaje, pese a estar en el mercado con nuestro nano-bank.

Por ello, queda demostrado que tener un bank reducido no significa no poder operar con garantías. Sin embargo, hay un detalle muy relevante para los que se introducen en el trading, quizá más incluso que la problemática mencionada anteriormente: el tiempo.

Comentaba al principio, que lo que no les compensa a los nuevos traders no es tanto la escasa ganancia económica de las primeras operaciones, sino la relación tiempo/beneficio.

Y es aquí donde aparece el archiconocido factor psicológico.

Si bien es cierto que una persona puede aprender a operar con céntimos, el tiempo es igual para un gran shark que para un novato, el tiempo delante de la pantalla es el mismo para todos. ¿Cuál es la diferencia? Que al bankroll elevado no le molesta pasarse horas esperando la operación adecuada, porque sabe que el beneficio valdrá la pena (de nuevo, pensamos en lo que representa nuestra ganancia fuera de la pantalla). Al caso del bankroll reducido hemos de añadirle una nueva dificultad, y es que el factor mental hará que entre en operaciones sin valor, se precipite en las entradas y salidas o utilice más cantidad de capital de la necesaria.

Por ello, es fundamental que el trader entienda que en el periodo de aprendizaje lo de menos es ganar dinero. Lo principal es formarse, comprender el funcionamiento del mercado, aprender a asignar stakes a las operaciones y, sobre todo, aprender a pensar en porcentajes. Más allá de la liquidez, quien saca 20 céntimos de una operación de 2€, sacará 200 de una operación de 2.000. No es lo mismo, podéis pensar. No lo es pero debería de serlo. Un 10% es un 10% opere quien opere.

Finalmente, comentar también el caso contrario. Durante el artículo hemos personificado al clásico apostador que viene de las bookies y siente curiosidad por al mundo del trading: un apostador que quiere ganar dinero rápido, que le gusta entrar en operaciones con o sin valor y que prioriza el beneficio a corto plazo. ¿Y qué hay del otro perfil de apostante? Este otro tipo de jugadores suelen caracterizarse por sentir atracción por el trading como inversión, tener alguna noción de bolsa y, en muchos casos, no estár influenciados por haber estado apostando en casas tradicionales.

El proceso de aprendizaje de éste último es mucho más puro, ya que aprende desde 0. Y es precisamente este perfil de trader el que va a pasar por alto todo el conflicto del bankroll y, simplemente, va a sentarse a operar por el mero hecho de operar bien. En mi opinión, son los que a la larga tendrán más posibilidades de tener una fructífera carrera en el intercambio, ya que cuando hablamos de trading, cada oportunidad que nos ofrece el mercado es la ocasión perfecta para tradear bien, independientemente del resultado final.