Apuestas de balonmano: Cómo anticiparse a un resultado sorpresa

balonmano salto

Factor sorpresa en las apuestas de balonmano

El Balonmano suele ser un deporte bastante lógico, por ello cuando se enfrentan dos equipos de dispar categoría con una diferencia muy marcada en las cuotas, todo indica que ganará el favorito. Sin embargo hay algunos detalles que puede ir dando el más confianza en el débil y que se permite intuir que esa será su jornada de gloria, y si el apostador toma nota de ello, también puede ser la suya.

Un equipo menor desplegando su mejor juego, atacando con inteligencia y defendiendo con dientes bien apretados suele acortar la diferencia, empatar o sacar uno o dos goles de ventaja generalmente sobre el final del primer tiempo. Hasta aquí, algo usual, pero ese sueño se desvanece rápidamente en el comienzo de la segunda etapa cuando tras el descanso y los gritos del entrenador, el candidato sale a matar desde el primer segundo de juego y se lleva el resultado. Clásica película tantas veces vista en los campos europeos.

3 minutos

Pero atención, porque el arranque de la segunda etapa es el momento clave para detectar si existe la oportunidad de que se presente un resultado sorpresa. Toda la atención debe ponerse en los primeros 3 minutos de la segunda etapa, ese será el momento en el que en el balonmano se puede reeditar la historia de David y Goliat.

Si el equipo más débil en los pronósticos logra mantener esa mínima diferencia, y a todos sus jugadores en pista (no recibe exclusiones por lo cual deberá jugar 2 minutos con un hombre menos) en estos tres minutos esenciales, entonces estamos a las puertas de un verdadero resultado sorpresa, de esos que hacen que cada euro se multiplique por muchos.

El candidato se pondrá nervioso y la principal reacción será el juego brusco a la falta de resolución técnica, entonces las exclusiones y los penaltis los recibirán ellos, y así la suerte cambiará de mano. Esto suele ocurrir en un porcentaje más alto de lo pensado, así que atentos a los amantes del balonmano o a todos aquellos que disfrutan de jugar al límite con las apuestas en vivo, serán tres minutos para no distraerse.