Sonar la flauta

Es la apuesta acertada contra pronóstico cuando parecía perdida o el riesgo era excesivamente elevado y por tanto también lo era la cuota. Suena la flauta también cuando el signo de un resultado cambia a nuestro favor a ultimísima hora.