Reto

A largo plazo se conoce así al objetivo que un apostante se marca invirtiendo una cantidad determinada de su banca para conseguir un beneficio concreto previamente marcado. Por ejemplo, doblar las unidades de su banca en un mes o dos semanas.