Estar/Ser limitado

Es la fórmula amable que las casas de apuestas tradicionales utilizan para echar a un apostante que les está sacando una importante cantidad de unidades, normalmente a partir de las 4.000 ó 5.000.

Las casas tratan de reducir las posibles ganancias del apostante fijando un límite máximo a la cantidad que puede jugarse con lo que el beneficio al que aspira se queda ridículo y no le queda otro remedio que mudarse o dar el salto a una casa de cambio, exchange o P2P, donde con otra fórmula de apostar basada en el trading de marcar las cuotas y vender o comprarlas no hay ningún límite.