Época difícil

Se conoce así a la etapas de tiempo en la que es muy difícil apostar por la pausa de las competiciones, especialmente en las que uno es especialista, algo que ocurre sobre todo en verano y Navidad.

Lo mejor en estos casos es darse un respiro y recargar baterías antes de adentrarse en las pocas disciplinas o campeonatos que se siguen jugando si es que el apostante no tiene el conocimiento suficientemente adecuado de las mismas.